Intranet Mapa del Sitio Recomendar a un Amigo Página de Inicio Agregar a Favoritos
 

  Universo Ágora se suma a la Declaración sobre la Transparencia Legislativa 26.Nov.2014


Desde 2014 Universo Ágora se suma a las organizaciones que apoyan la Declaración sobre la Transparencia Legislativa, promovida por el foro internacional OpeningParliament.org  

"La Declaración sobre la Transparencia Legislativa es un llamado a los parlamentos nacionales, y a los órganos legislativos subnacionales y transnacionales, por las organizaciones de la sociedad civil de monitoreo parlamentario (PMOs por sus siglas en inglés) para generar un mayor compromiso con la transparencia y la participación ciudadana en el trabajo parlamentario. Las PMOs son cada vez más reconocidas por su importante papel en hacer más accesible la información parlamentaria, fortaleciendo la capacidad de los ciudadanos al invitarlos a participar de los procesos legislativos y fomentando la mejora de la rendición de cuentas. Mientras las PMOs tienen un gran interés en impulsar un mayor acceso a la información gubernamental y parlamentaria, también reconocen la necesidad de un mayor diálogo y colaboración entre los parlamentos del mundo en cuanto a reformas parlamentarias.

La declaración no sólo tiene por objeto una llamada a la acción, sino que también es una base para el diálogo entre los parlamentos y las PMOs para promover la transparencia gubernamental y parlamentaria, y para asegurarse de que esta apertura conduzca a una mayor participación ciudadana, instituciones más representativas y, en definitiva, una sociedad más democrática".

 

Desacargar la Declaración: en español - en inglés  




  Institucionales 10.Jun.2013


ÁGORA EN LA USAL

 

 

El próximo miércoles 12 de junio a las 19.30 hs, estaremos presentando nuestros proyectos en la Feria de ONGs de la Universidad del Salvador, en el Aula Magna de la Facultad de Sociales.

 

El evento tiene como objetivo acercar a los estudiantes de las carreras sociales de esa Universidad a organizaciones de la sociedad civil en las que puedan desarrollar prácticas profesionales de voluntariado relacionadas con sus estudios. Entre otras, participarán Poder Ciudadano, Conciencia y CiGob.




  NACIONALES - ESP 31.May.2013


TIEMPO DE HÉROES

Por Daniel Rybnik*

 

Aquellos que cederían la libertad esencial para adquirir una pequeña seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad"

Benjamin Franklin

 

 

No vamos a agregar una diatriba más sobre el vaciamiento institucional que provoca la reforma judicial en ciernes ni a desarrollar una nueva teoría sobre los tipos delictivos descriptos en los arts. 29 y 36 de la Constitución Nacional y de lo que implican penalmente para quienes firmen, consientan o formulen tales actos.

 

El orden institucional al que nos referimos, es el que fue interrumpido a lo largo de nuestra historia por años de terrorismo, dictadura, caos, luchas y guerras y que los argentinos erigimos en esa patria prometida que quedó sellada en el imaginario colectivo bajo la expresión “Nunca más”, que tomamos de aquélla usada originalmente por los sobrevivientes del gueto de Varsovia.

 

Antes de la estocada final, desde que el toro sale al ruedo experimenta con cada uno de los pases de la faena una sucesión de agresiones que sacan a relucir su más básico instinto de supervivencia. Desde un primer momento, todos -¿menos el toro?- comprenden el objetivo de este brutal espectáculo.

 

Cotidianamente nos encontramos inmersos en secuencias de hechos que cada uno de nosotros estructuramos mentalmente de maneras diversas y en un determinado momento nos damos cuenta de cierta puntuación u orden que no habíamos advertido.

 

Así, la historia se nutre de acontecimientos que en forma aislada parecen no tener una relación o formar parte de un patrón dentro de un proceso más amplio. Friedrich Hayek diría: “¡Qué distintas se mostrarían las cosas ante nosotros, cuán importantes y, a menudo, alarmantes nos parecerían ciertos cambios que ahora apenas advertimos!”

 

Hayek comprendió la forma en que se concatenaban los eventos y en 1933 envió un memorándum a su director de la London School of Economics que esbozaba las ideas centrales de su obra “Camino a la Servidumbre” publicado 11 años más tarde.

 

Una de las tesis centrales de su libro dedicado “a los socialistas de todos los partidos” es que el totalitarismo no sucede por accidente, se origina en ciertas políticas animadas en buenas intenciones que preparan el camino para que ocurra. El despotismo tiene cabida si no estamos preparados para limitar el uso del poder, incluso de manera tal que ni siquiera pueda ser utilizado para fines deseables.

 

La Constitución es precisamente un límite al poder, para lograr vivir en una sociedad justa, libre, con responsabilidad, que respete la dignidad inalienable de cada persona y que permita a cada uno dedicar su vida a buscar su propia felicidad sin afectar al prójimo, y a no ser esclavo de nadie, ni aún del Estado, ni aún de las mayorías.

 

Cuando decimos “Constitución”, en el carácter representativo republicano que es el núcleo esencial mantenido inmutable desde su antecedente de 1826 y que sobrevivió a todas sus reformas, decimos “República”, y un juez mal inspirado o una mayoría circunstancial no pueden reformular.

 

Estamos en un momento de la Argentina en el que mediante una reforma legislativa se pretende reemplazar el orden institucional sin seguir las reglas constitucionales vigentes, y de esta forma, es decir, forzadamente, se modificaría el sistema de separación de poderes basado en el sistema de frenos y contrapesos de manera que nuestra vida, integridad o bienes quedarán a merced de quien detente la suma del poder público.

 

Con el cóctel fulminante de Congreso, Justicia y medios de prensa cooptados por el Ejecutivoel Poder Judicial no podrá hacer nada para preservar la República. La Constitución por sí misma será incapáz de defenderse del asalto a la República. No pasará de ser unas pobres hojas de papel, que pueden ser reescritas sin mayor esfuerzo, sea por la nueva Justicia adicta, o sea por una mayoría electoral lograda por alguno de las tantas maniobras fraudulentas con las que la dictadura populista sabe manejar las masas, las urnas o los conteos.

 

Si vamos a lucir cada una de las privaciones a la libertad como banderillas, aunque -a diferencia del toro- mansamente y sin dar muestras de resistencia contra quienes acometen contra el orden institucional y el sistema democrático, el camino que nos depara será nuevamente el de la desgracia y la opresión.

 

Necesitamos doblegar ese fatal “realismo” que frente al “rumbo inevitable” al que nos arrastra el régimen actual prefiere relajarse y gozar, o esperar la llegada de un político que, cual semidiós, nos liberará del autoritarismo.

 

Hace un siglo, Simon Radowitzky se reveló contra la represión y persecusión estatal y arrojó una bomba casera que terminó con la vida del jefe de la policía de esta Capital Federal. A primera vista, puede parecer difícil trazar un paralelismo con aquéllos días. Sin embargo, no es que este gobierno no responda a una lógica violenta.

 

Es que el aparato coercitivo estatal funciona como una poderosa anestesia para neutralizar a los Jueces, acallar a los medios de comunicación, silenciar a los periodistas, dejar inactivos a los opositores, domar a los artistas, someter a los empresarios, desarticular a los gobernadores, detener a los intendentes, cansar a los jubilados, desesperanzar a quienes tienen reclamos contra el Estado, adormecer a los ciudadanos, adoctrinar a los niños... Y así conformar una población zombie, encaminada a la servidumbre.

 

Tenemos un gran desafío por delante. Ser artífices de la libertad hoy significa salir del nivel de confort y estar dispuestos a hacer importantes sacrificios -incluidos los materiales- para salvaguardarla.

 

Las libertades se ganan, con el ejercicio diario de nuestros derechos, de expresarnos en donde y como queremos, con las manifestaciones, al peticionar ante las autoridades y accionar judicialmente, al exigir el control republicano, al entrar y salir del país, al proteger el fruto deltrabajo, ejercer el comercio libremente, elegir nuestro plan de vida sin perjudicar a terceros, sin dejarnos vencer por los miedos..., sin darnos por vencidos ni aún vencidos ni sentirnos esclavos aún esclavos.

 

Necesitamos ser protagonistas y no espectadores. Ya vinieron por nosotros y no es demasiado tarde. Es hora de defender la libertad. Saquemos al héroe que llevamos dentro.

 

* Abogado. Integrante de la agrupación Bloque Constitucional.  




 

Anterior Página 3 de 39 Siguiente
 
Universo Ágora | Asociación Civíl © Copyright 2007 . Todos los derechos reservados
República Argentina - info@universoagora.com.ar - Tel: 6380 1778